Plataforma sobre Adaptación al Cambio Climático en España

Se encuentra usted aquí

Biodiversidad

MONTADO-ADAPT - Sistema Integrado de Gestión de Dehesa – Área piloto L5.- La finca Casablanca

Autor de la imagen: LIFE MontadoAdapt/Fototeca CENEAM

 

Supone un proyecto de fomento a la adaptación de dehesas o montados, sistemas seminaturales extensivo de formaciones arboladas dispersas, dominados por quercíneas y mantenidos por la actividad humana, que combinan actividades agrícolas, ganaderas y forestales, y que caracterizan los paisajes del Sur de la Península Ibérica. 

Parque de inundación “La Marjal”

Autor de la imagen: Ayuntamiento de Alicante/Fototeca CENEAM

 

El desarrollo urbanístico de la ciudad de Alicante ocupó una zona litoral, que en tiempos remotos fue una llanura de inundación natural o marjal. Sin embargo, a pesar de la construcción de una importante red de aguas pluviales, seguían produciéndose inundaciones durante episodios de lluvias de fuerte intensidad.

La presente publicación tiene por objeto ayudar a los Estados miembros de la Unión Europea (UE) a mejorar la forma en que el cambio climático y la diversidad biológica se integran en las evaluaciones de impacto ambiental (EIA) realizadas en toda la UE.
Las emisiones de gases de efecto invernadero a escala global se encuentran en niveles máximos históricos. En las Islas Baleares se emite un 39 % más que en 1990 y se está lejos de los compromisos internacionales adoptados. En este capítulo de "El canvi climátic.
En la presente publicación se reconoce la necesidad de actuar sobre el cambio climático y la pérdida de biodiversidad en toda Europa y en el mundo.
El presente informe se trata del Primer Informe de Evaluación del Mediterráneo (MAR1) preparado por la red independiente de Expertos Mediterráneos en Cambio Climático y Ambiental (MedECC).
Las ciudades tienen un papel importante en la identificación de impactos climáticos sobre la población, la urbanización y las infraestructuras, y en la toma de decisiones relativas a cómo, cuánto y cuándo debemos adaptarnos.
Tras el Acuerdo de París y la incorporación de los compromisos nacionales en adaptación, la medición del progreso de esta última forma una importante parte de la agenda internacional en política climática.
En un mundo cada vez más urbanizado, en el que más de la mitad de la población mundial se concentra en ciudades, se torna imprescindible devolver la naturaleza a los núcleos urbanos.