Plataforma sobre Adaptación al Cambio Climático en España

Se encuentra usted aquí

Suelos y desertificación

Suelos y desertificación

Amplias zonas del territorio español están ocupadas por zonas áridas y semiáridas, siendo frecuentes los procesos de degradación de la tierra por fenómenos como la erosión del suelo, el deterioro de sus propiedades físicas, químicas y biológicas y la pérdida duradera de vegetación natural.

El cambio climático, al provocar una creciente aridez y un aumento de las temperaturas, abre paso a escenarios más favorables a estos procesos de desertificación.

Español
La Estrategia de la Unión Europea (UE) de adaptación al cambio climático, adoptada por la Comisión Europea en abril de 2013, establece un marco y mecanismos para preparar a la UE ante los impactos climáticos actuales y futuros. La estrategia de adaptación de la UE tiene tres objetivos.
La Comisión Europea ha publicado en 2021 su nueva Estrategia de Adaptación al Cambio Climático para preparar a los 27 ante los efectos inevitables de este fenómeno y reducir la vulnerabilidad frente a fenómenos extremos como olas de calor, sequías e inundaciones.
Esta publicación se ha desarrollado en el marco del proyecto LIFE SHARA "Sensibilización y conocimiento para la adaptación al cambio climático", un proyecto del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, coordinado por la Fundación Biodiversidad y en el que participan l

MONTADO-ADAPT - Sistema Integrado de Gestión de Dehesa – Área piloto L5.- La finca Casablanca

Autor de la imagen: LIFE MontadoAdapt/Fototeca CENEAM

 

Supone un proyecto de fomento a la adaptación de dehesas o montados, sistemas seminaturales extensivo de formaciones arboladas dispersas, dominados por quercíneas y mantenidos por la actividad humana, que combinan actividades agrícolas, ganaderas y forestales, y que caracterizan los paisajes del Sur de la Península Ibérica. 

Desde la perspectiva de investigadores involucrados en temas de cambio climático, resulta obvio que las medidas de adaptación deben dirigirse, principalmente, al ámbito del agua, de la misma forma que las de mitigación se dirigen ya al ámbito del carbono.
El estudio evalúa cómo el cambio climático podría afectar a Europa en once áreas de impacto. Bajo un escenario de alto calentamiento, varios impactos climáticos muestran una clara división geográfica norte-sur.